Páginas vistas en total

Buscar este blog

lunes, 1 de febrero de 2010

Espinardo el comienzo de la historia:

En estos tiempos de tecnología y la comunicación, en los cuales disponemos de una infinita capacidad de recibir información de muy diversas fuentes, que hasta hace bien poco nos seria imposible acceder a ellas, me encontré indagando sobre la historia de mi pueblo, Espinardo, en este afán de conocer e investigar el pasado del mismo y de mi familia me fui dando cuenta que pese a la mucha información que disponemos, realmente casi todo el mundo y yo mismo desconocía la verdadera historia de sus poblaciones cercanas de sus orígenes y su pasado, a que se dedicaban sus gentes, el porque del nombre, etc.

Esta investigación comenzó como algo particular, indagando sobre la historia de mi familia, poco a poco al ir documentándome sobre la historia de mis antepasados y a través de esta, fui recopilando información sobre la historia de nuestro pueblo y las poblaciones cercanas, su realidad y la formación de sus núcleos de población así como de diversos acontecimientos que marcaron su desarrollo interno, y los factores y circunstancias que formaron el carácter de sus gentes.

Ahora que Espinardo esta perdiendo su propia identidad a pasos agigantándoos, por la absorción y asimilación del mismo como barriada de Murcia, me gustaría hacer un esfuerzo por intentar recuperar un poco de esta historia de una población que desde sus comienzos creció volcada en el trabajo duro de sus gentes, que tuvo momentos de esplendor y otros bastante mas trágicos, recordar de cómo fue sus principios y el porque se su nombre, su creación como cabeza de marquesado y el porque de sus topónimos los cuales todavía hoy nos evocan tiempos remotos.
No debemos buscar grandes eventos en la historia de nuestro pueblo, aunque como toda historia no esta exenta de gestas e historias de sufrimientos, guerras, anécdotas etc. La inmensa mayoría de la población era gente humilde, con sus ocupaciones y trabajos dedicada a sobrevivir en unas épocas realmente difíciles y en condiciones que a nosotros, acostumbrados a la vida moderna, se nos antojarían durísimas. Es así mismo una sociedad con una economía de subsistencia, sobre todo agrícola y con mucha industria alfarera y ladrillera en sus comienzos.

Ya a mediados del siglo XVI aparecen documentos en el archivo Municipal de Murcia, año 1530, con el nombre de Torre Espinardo, mas tarde en el Repertorio de todos los caminos de España, publicado en el año 1546 y escrito por Juan de Villuga, vuelve a aparecer en el se comenta que la Torre de Espinado distaba tres leguas de Murcia y una y media de Molina y nos la describe como una de las escalas obligadas en el Camino Real de Castilla, en esta época, en el año de 1542, nos aparece en el padrón para el cobro de la moneda forera de la parroquia de San Andrés, parroquia de la que dependía por aquel entonces Espinardo, en dicho padrón de habitantes se dice que esta población tenia 11 vecinos si bien todavía no disponía de parroquia propia,
Muy posiblemente la población tomo su nombre del apellido de Luys Espinardo, hidalgo de origen genoves asentado en el Raiguero de Churra como nos muestra un padrón del año de 1548, en el aparece Francisco Cereço residente en lo de Espinardo, lo cual debemos interpretar que dicho Françisco Çereço residía en tierras de Luys Espinardo, una dato que nos invita a pensar este origen es su primitiva denominación como Torre de Espinardo, denominación que nos es habitual si la comparamos con otras torres conocidas en Murcia, sirva de ejemplo: Torre Alcayna, Torre Pacheco, Torres de Cotillas, Torre Agüera, Torre de la Manresa y un largo etc., de torres mencionadas en diferentes documentos, en todas ellas apreciamos el uso de el apellido para indicarnos la propiedad de dicha torre, echo muy significativo, otro dato importantes es el que dicho Luys Espinardo estuviera casado con Maria de Tenza, sabiendo la muy impórtate relación de la familia Tenza con Espinardo, donde poseían muchas tierras y llegando a ser Señores de Espinardo.
Este apellido, Espinardo, como tal nos aparece ya en el siglo XV en Murcia, aunque parece ser por la documentación que poseemos que un siglo antes comerciaban ya miembros se familias así apellidadas en Valencia, siempre relacionado con mercaderes genoveses asentados en la ciudad, sabemos que estos mercaderes se dedicaban sobre todo al comercio de seda, paños y oro, así que compraron diferentes tierras por la huerta de Murcia, esta comunidad genovesa llego a ser muy importante en la historia de Murcia, estas familias se dedicaron sobre todo al comercio siendo una importante fuente de ingresos para las arcas locales y favoreciendo el consumo e importación a otros mercados de los productos locales. Mas tarde algunas de estas familias se fueron entroncando con la oligarquía local y asentándose aquí apellidos genoveses como el que nos interesa Espinardo, pero también muchos otros como pudieran ser los Ferro, Negro, Mayneta, Rey, Escaja, Usodemar, Pagan, Fontana , Serra, Spindola y un largo etc.

Espinardo surgiría como otras pequeñas alquerías de la huerta, con una población dedicada al cultivo, sobre todo, de secano y el cereal también el cada vez mas lucrativo negocio de la seda, proliferando las plantaciones de moreras y desplazando al cultivo tradicional, si bien también aparecían un importante negocio en el cultivo de la barrilla, así como la existencia de alfarerías, ladrilleras y posadas.

Nos encontramos ante una población compuesta en su mayoría por cristianos viejos y pecheros, pues en el padrón de San Andrés de 1566 en la Torre de Espinardo aparece ya con 32 vecinos, 27 de los cuales eran pecheros, ósea que no era hidalgos por lo cual tenían que pagar impuestos, 4 era hidalgos y 1 Escudero en estos censos aparecen personajes como D. Geronimos Franquis, regidor de Murcia y a D. Alonso de Tenza donde aparecen tres labradores que trabajaban tierras de este. Otros apellidos que aparecen como habitantes de esta población en esa época son Martínez, Cuenca, Remirez, Leyva, Çamora, Melgarejo, Lorenço, Martín, etc.
Quizás el documento que nos ofrece la verdadera composición del la población de Espinardo del final del siglo XVI, sea un censo del año de 1573, en el cual nos muestra las ocupaciones de los integrantes del pueblo, nos dice que la población creció a 50 habitantes en esta época, entre estos habitantes había 5 familias hidalgas y 5 escuderos dos de estos cuantiosos (que disponían de bastante dinero), estas familias no residirían necesariamente en Espinardo, si no que muy posiblemente tuvieran tierras arrendadas a otros labradores, también residían en el pueblo 4 labradores, 2 taberneros, caso curioso que en un pueblo tan pequeño existieran ya en esta época dos tabernas, seguramente influiría en esto que Espinardo era paso obligado por el camino Real de Castilla dando cobijo estas tabernas o posadas a los posibles viajeros que hacían la ruta de Castilla, también nos aparece en el censo dos ganaderos, uno de ellos señor de ganado (quizás se referiría a Rabadán, termino árabe que dio lugar posteriormente al mismo apellido), un cantarero, un cantero, un atochero y un cristiano nuevo apellidado Garçia.

Tres de estos vecinos Vivian en Torres (Casas de huerta de cierta entidad) siendo una de ellas propiedad de la viuda de Montoya y otra de la de Nicolás de Algarra, habiendo otras tres torres de propiedad ajena, siendo estas lo de Cosme Tomas, lo de los Melgarejos y lo de Avellán, Estas descripciones de los oficios de los vecinos de Espinardo da lugar a que nos imaginemos también que nos encontramos ante una sociedad en la que predominaba el trabajador de la tierra ósea el labrador, trabajando su propia tierra o por cuenta ajena, como hemos comentado antes, su situación geográfica posibilito la creación de tabernas, aprovechando el curso de viajeros por el camino Real de Castilla, así como el tradicional comercio lanar propicio que otros vecinos fundaran aquí sus haciendas, también podemos percibir que otro factor importante de comercio se dio en la explotación del barro de los diferentes barreros y la piedra del cabezo de San Cristóbal para la creación de ladrilleras y canteras para las construcciones de la ciudad de Murcia, pues en dicha época la ciudad experimento un importante crecimiento pasando de 11.000 habitantes en el año 1530 a 16.000 en el de 1591, así mismo comprobamos otra importante fuente de ingresos para algunas familias de esta época, nos referimos al cultivo de la atocha o barrilla para la elaboración de sosa con la que se fabricaba el vidrio y el jabón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario