Páginas vistas en total

Buscar este blog

sábado, 27 de febrero de 2010




EL COMIENZO DEL SIGLO XVII

A comienzos del siglo XVII, poco tiempo antes de la mencionada expulsión de los moriscos de tierras murcianas, Espinardo cuenta ya con 82 vecinos, 72 de los cuales son cristianos viejos y 8 moriscos según nos cuenta Rodríguez Llopis.
En este siglo comienza la construcción del palacio de los Marqueses de Espinardo, es una construcción austera, de estilo renacentista, realizada en ladrillo, material económico y muy abundante en la zona de Espinardo, construcción que ordena el Marques frente a la Iglesia de San Pedro, en la puerta de entrada al palacio, realizada en madera, vemos el escudo de los Tenza, primeros señores de Espinardo, en la fachada del patio interior, encontramos otro escudo heráldico, es el del linaje de los Fajardo, hoy asimilado como escudo del pueblo de Espinardo, en la fachada principal vemos en la planta baja dos ventanales con rejas de forja en los que podemos apreciar sobre ellos los blasones de los Guevara y los Pacheco, también en el palacio aparecen los escudos de los Arce, Chacon y Cascales.

Espinardo sigue siendo una población eminentemente rural, dedicada al cultivo de la tierra, formada por labradores censatarios del marques, o por cuenta propia en tierras de su propiedad, en esos años se siguió potenciando el cultivo de morerales en detrimento del cultivo tradicional de secano compuesto ante todo de oliveras y cereales. Otra importante fuente de ingresos era el cultivo de la barrilla, planta que como ya hemos comentado anteriormente se utilizaba ante todo para la fabricación de jabón dando lugar a que en el pueblo aparecieran con el tiempo jabonerías y la cual encontramos en documentos de principios de este siglo mencionados, como el barrillero de Varaça.
También era importante la construcción de ladrillos y cantaros, debido a la disponibilidad de material de mucha calidad, ya en la época de la construcción de la catedral, existen documentos en los que se pedía que los ladrillos para la construcción de la misma fueran de los barreros situados en las poblaciones de Espinardo y Churra. Nos encontramos con diversos barreros mencionados en esta época como eran el Barrero amarillo, el Barrero Cárdeno o el Barrero de la Rambla de la Plata.
En el año de 1614 D. Alonso de Fajardo de Tenza, Teniente Adelantado y Capitán Mayor del Reino de Murcia, compra a la corona el señorío del lugar de Espinardo, sito en el heredamiento de Churra, por 3200 ducados, esta compra la tenemos que situar en el contexto histórico de la necesidad de la corona española de recaudar dinero para sufragar las numerosas contiendas en las que España esta inmersa en esta época. La venta del señorío de Espinardo no es única, sino que al contrario la podemos encontrar en otras poblaciones cercanas, ese mismo año podemos ver la compra de El Palmar por los Verategui, o la de Francisco Rocamora sobre Sangonera y Buznegra, y en el año anterior de 1613 Gil Rodríguez de Junteron había adquirido Beniel Viejo y Nuevo.

La mayoría de las tierras de este señorío llegaban a D. Alonso por herencia de su madre Doña Luisa de Tenza Pacheco, este señorío permitía al Señor del Espinardo cobrar a los vecinos los impuestos o alcabalas correspondientes, así como dar a censo viviendas y tierras. Como nos dice un documento en Espinardo estaban “sus casas de bibienda y las de sus rrenteros y labradores” y como le escribió en el año 1615 al Rey Felipe III, en ella había una iglesia construida por sus antepasados, esta iglesia seguramente seria construida por los Tenza., el Soberano le concedió también la facultad de medir el termino de su jurisdicción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario