Páginas vistas en total

Buscar este blog

viernes, 26 de noviembre de 2010

LA GUERRA DE LA INDEPENENCIA




Conde de Floridablanca

En esta época nos encontramos documentos que nos reflejan el drama familiar de la guerra, como el documento sobre Thomas Romero, hijo de Francisco Romero y Josefa Avellán, padres que nos dicen que su hijo José se haya en el leal servicio de la gloriosa revolución (Guerra de Independencia), desde el año 1808, como otro hijo suyo llamado Francisco el cual murió en el sitio de Zaragoza, su hijo Thomas estava destinado en el Regimiento de Ynfanteria de Burgos.

Desde un principio la Region de Murcia se manifiesta fiel a la Junta de Gobierno de Madrid y despues a la Junta Suprema Central, presidida por el murciano Floridablanca, las acciones de Guerra del ejercito frances fuerno especialmente duras con Murcia capital, asi como en las poblaciones de Jumilla, Cehegin, Cieza y el Valle de Ricote, Sin embargo Cartagena resistio bien defendida por su buen sistema de fortificaciones que defendian la ciudad portuaria

También vemos en documentos de la época como por ejemplo este, en el que se daba por prófugo a José Martines Pérez y ha Alfonso Olmos, arrestando al padre de José hasta que se entregara su hijo, siendo detenidos ambos en Abril de ese mismo año.

Otro episodio referente a la guerra de la independencia que tuvo como uno de los protagonistas indirectos a nuestro pueblo en el cual estuvo involucrado entre otros al General de la Carrera.

El 25 de Enero de 1812 se conoció que los franceses se acercaban hacia Murcia desde la población de Totana y exigían una contribución una contribución importante. El General La Carrera que en esos momentos estaba destacado en Elche observando los movimientos del general francés Soult, creyó que esa seria la situación mas favorable y en el cruce de caminos entre Churra y Espinardo reunió a sus escuadrones y dispuso la entrada en Murcia. Para este cometido se ordenado al General Eugenio Maria de Yebra con sus cazadores de Valencia que entrase en Murcia por la carretera de Churra arrollado a los enemigos que se encontraran en su camino y citándose con en el Arenal. Así mismo se ordeno al brigadier Rich, jefe de la caballería expedicionaria que le siguiese a cierta distancia para evitar desordenes, así ambos realizaron la entrada a Murcia por la puerta de Castilla arrollado a la guardia francesa allí apostada.

Esta acción se convirtió en un desastre pues en la misma resulto herido de Muerte el General de la Carrera y en General Eugenio Maria de Yerbra en la retirada le fue muerto su caballo y tuvo que llegar hasta Espinardo andando.

sábado, 9 de octubre de 2010

FINAL SIGLO XVIII




Al final del siglo XVIII, según el padrón cobratorio del repartimiento de sal de Espinardo, Vivian en Espinardo 424 vecinos de los cuales 366 residían en el termino de Espinardo y 58 en el de Churra, un calculo aproximado nos daría que habitarían en la población unas 1537 personas, mas tarde según dice en teniente cura de la parroquia de Espinardo D. Thomas Parra, nos da una cifra de1766 en el año de 1797, esta cifra seguirá siendo bastante estable entre finales del siglo XVIII y principios del Siglo XIX, si bien se vería reducida a unos 1441 habitantes hacia el año de 1816, coincidiendo con la fin de la Guerra de la Independencia..
Tambien resulta muy curioso e instructivo la observacion los archivos de quintas del final del Siglo XVIII, en el cual nos muestra un sin fin de anecdotas de las gentes de Espinardo, aquí nos encontramos por ejemplo el siguiente documento:

Quinta de 1795… a todos los Mozos de esta Villa y su jurisdicion que tengan la edad de diez y seis a quarenta años para celevrar quinta con arreglo a dicha Reales ordenes … Josef Armunia Hernandez procurador sindico general, D.n Pedro Hernandez cirujano de la Ciudad de Murcia d.n Josef Giraldo Medico Titular de esta Villa Josef Jover cavo del Regimiento de Milicias de Murcia.

De la lectura de estos documentos encontramos datos que nos dan a entender las condiciones de vida en esta epoca y nos trasladan un poco a como era la vida de nuestros antepasados:

Fol. 11 r. (AHMMu, Leg. 1865, I, doc. 6, antiguo 54, Quinta de 1795). [Diligencia de medida. 6-4-1795, Casco del Pueblo]. con su madre y hermanos a quienes cuidava y mantenia. / Josef Guerrero, hijo de Miguel difunto. Cinco pies y dos pulgadas : Alegó padecer mal de corazon y ser hijo de viuda y que aunque tenia otro hermano de edad conpetente este era llosco: y a mas de ello era el que mantenia como le era posible a dicha su Madre y una hermana donzella ayudado del citado su hermano: Los mozos contextaron ser cierto padecer el mal de Corazon y a tenporadas, insensatez. Y los facultativos Dixeron que en dicho concepto era inutil para el servicio de las armas. / Antonio Martinez hijo de Josef. Cinco pies menos cinco lineas, Alegó que su Padre padecia Jaqueca mal de orina y Dolor de yjada, y era quien mantenia a dicho su Padre y familia y no tenia otro hermano de edad conpetente: El Medico contextó aver asistido al Padre en dichos accidentes. / Juan Mondejar hijo de Josef. [En el margen izquierdo: A este le tocò la suerte del Miliciano, en el sorteo celebrado en 12 de Abril de este año de 1795=] Cinco pies: Alegó que su Padre se allava en la edad de cinquenta y seis años [n.c. 1738-1739] mui accidentado de Dolores reumaticos mal de orina y Dolor de yjada a quien por no serle posible travajar le estava manteniendo y a una hermana donzella y a un hermanito de ocho años todos los quales libravan su sustento en el exponente. Reconocido al Padre por los facultatibos …

Evidentemente observamos que algunas enfermedades eran muy corrientes y practicamente cronicas, a lo que hay que unir el echo que el servicio militar duraba unos seis años en esa epoca y muchos de los que lo hacian no volverian al pueblo, dado las condiciones del mismo y las frecuentes sublevaciones y guerras que se daban en esta epoca.

lunes, 31 de mayo de 2010

SEGUNDA CENTURIA DEL XVIII


Hacienda del Obispo (Espinardo)

LA SEGUNDA CENTURIA DEL XVIII

Como comprobamos la cantería y la ladrillera seguía siendo un importantísimo pilar de la economía de Espinardo, al uso típico de almacenamiento de las tinajas y los ladrillos se unió la producción de tiestos y quajadores para la fabrica del salitre, usados estos para la producción de pólvora. Al concederles la razón a los atocheros en un documento de esta epoca, la justicia les especifica que deben abstenerse de arrancar de raíz los romeros, que son necesarios para las colmenas y la producción de miel, dicha producción también parece ser que era bastante importante en esta época, pues se menciona en diferentes documentos la existencia de numerosas colmenas,

. Nos encontramos ya en la segunda centuria del siglo XVIII y en el famosos catastro que el Marques de la Ensenada mando hacer a la población de Castilla hacia 1758, el cual es uno de los documentos de censos mas completos que podemos encontrar en esta época, se mencionan 5 calles en Espinardo mas los partidos de Alfatego y Churra la Vieja, así como los pagos de San Cristóbal y Flor de Lis. En dicho padrón podemos comprobar la ocupación de la población de Espinardo, así vemos que residían en el 16 labradores, 9 tinajeros, 5 Alfareros, 8 tejedores, 5 traficantes de carretas, 4 atocheros, 3 traficantes de Ganados y numerosos jornaleros, también disponía la población de los servicios de un escribano, un maestro, un aguardentero, un cirujano, un medico etc. Vemos aquí que la base de la población seguía siendo el cultivo de la tierra por cuenta propia o ajena, así como la producción de tinajas y otras piezas de barro y alfarería, también se comprueba el decrecimiento del cultivo de la barrilla, solo encontrándose en esta época un atochero en la población, y experimenta un auge de la producción de tejidos y paños como se ve en el crecimiento de familias dedicadas a esta ocupación, así mismo se aprecia como experimenta un auge en la población dedicada al trasporte en carretas y arrieros, aprovechando el paso obligado de mercancías que es Espinardo en dirección hacia Murcia o Castilla. Mas adelanten en el año de 1770 se crea por orden del Señor Marques un nuevo horno en Espinardo, fruto de la necesidad de producir mas pan para alimentar a una población en crecimiento

jueves, 22 de abril de 2010

Espinardo en la Guerra de la Sucesion Española


ESPINARDO EN LA GUERRA DE LA SUCESION ESPAÑOLA


A la dereha Palacio del Huerto de las Bombas

A primeros del este siglo, concretamente en el año de 1710, se crea una jabonaría, como vemos a parte de la agricultura, la alfarería y cantería seguía siendo uno de los principales pilares económicos de la población de Espinardo, además de la producción de jabón, para lo cual se seguía cultivando la barrilla.

A principios del Siglo XVIII España entra en una etapa convulsa, este comienza con una profunda crisis dinastica la cual Murcia y Espinardo no serán ajenas. Muerto el Rey Carlos II sin descendencia se desencadena una Guerra Civil, que históricamente conocemos como la Guerra de la Sucesión española (1701-1714), En esta guerra se crearon dos facciones diferentes los Borbónicos, que estaban al lado del Rey Felipe V, primer Borbón en España, facción a la cual se unió Murcia, a través del Cardenal Belluga, y los Austracistas, facción que apoyaba la subida al trono español de el Archiduque Carlos de Austria, a esta se unieron las poblaciones Catalanas y Aragonesas. El Cardenal Belluga fue nombrado Presidente de la Junta de Guerra del Reino de Valencia desde donde organizo la resistencia al ataque de los austracistas, estos comandados por el Marques de Rafal toman la ciudad de Cartagena, mas tarde Elche, Elda, Albacete, Alicante, Almansa y Chinchilla.


Abajo retrato de Felipe V

En agosto de 1706 las fuerzas pro austriacas toma Espinardo, ante esta situación, batiendo la ciudad de Murcia con fuego de artillería y amenazada, el cardenal Belluga ordena la rotura de los diques del azud de la contraparada, inundando la huerta y obligando a los austracistas a huir bajo el fuego de huertanos y regulares apostados entre huertos. El 6 de septiembre de 1706 se produce la batalla del Huerto de las Bombas, a un kilómetro escaso de Espinardo, en las afueras de Murcia, batalla decisiva la cual ganan los Borbónicos y obligando al Marques de Rafal a huir hacia Orihuela, poco mas tarde se recupera Cartagena tras la Batalla del Albujon. Ya en el año de
1707 las tropas borbónicas bajo el mando del Duque Berwick, obtienen la definitiva victoria en la batalla de Almansa.



domingo, 28 de marzo de 2010

Espinardo y las epidemias del XVII

Arriba fotografia de finales del siglo XIX del Palacio de los Marqueses de Espinardo.


Entre los días 6 y 9 de Septiembre de 1628 se deslindo el término de la villa de los de Molina y Murcia por medio de 56 mojoneras.
Cuando se hace el avecindamiento de Espinardo y se amojona su término en 1628 este tenía 120 vecinos en Legua y media de término y distaba de la ciudad de Murcia unos mil pasos que era menos de un cuarto de legua. El crecimiento de la villa en estos años va poco a poco, nuevos vecinos llegan a la población favorecidos por la política del Marques de dar censos para el cultivo de tierras, y van llegando colonos para hacerse cargo del cultivo de las mismas.
Estamos en el año de 1648, en este año sucede un acontecimiento de suma gravedad, que supondrá una tragedia no solo en la población de Espinardo, sino que también en toda Europa y Norte de África . Valencia es un importante puerto de mercancías en esa época, pero no solo llegaban mercancías por este puerto, en junio de 1647 llega procedente de África una epidemia de peste bubónica, quizás de las mas mortíferas ocurridas desde el medievo. Esta epidemia diezmo y asolo entre los años 1647 y 1654 los reinos de Andalucía, Murcia y Aragón, unido a esta epidemia se suceden una serie de plagas y malas cosechas que agravan la situación de la población, ya de por si bastante apurada y debilitada por la falta de alimentos. Ante tales desgracias también se unen las bandas de forajidos que proliferan al amparo de la falta de recursos de los concejos para hacerles frente. La gravedad de esta epidemia fue tal que diezmo la población del Reino gravemente, ante esta situación la población poco podía hacer, excepto algunas medidas preventivas como cuarentenas, fosas comunes, etc. Esta gravedad de la epidemia nos la muestran también los libros del Archivo Histórico de Murcia en los del año 1648 aparece escrito también, año de la peste en su portada, la incidencia fue tan grave que en Murcia, según algunas fuentes hubieron 30000 muertos, en poblaciones cercanas como Archena su población se redujo en un 50%. A todo esto hay que unir la desastrosa riada de San Calixto, ocurrida en el año de 1651 que dejo mas de 1000 Muertos en Murcia, así como la destrucción de la mayoría de sus arrabales y morerales.
Desgraciadamente estas epidemias se reproducirán durante siglos, como fue la de la peste de 1677, con una menor incidencia que la de 1648, así como otras epidemias de paludismo y fiebres que eran endémicas hasta pasado bien pasado el Siglo XIX, lo cual propiciaba una fuerte mortandad infantil y de las mujeres en el parto, como comprobamos al constatar que hay muchos matrimonios entre viudos.
Espinardo es una población en crecimiento, se van asentando nuevos vecinos, y vemos que a partir de la segunda centuria del siglo XVII, aparece la calle que va a Maciascoque, hacia el final de Siglo, también aparece la Calle de la cochera del Marques y el Callejón del Marques, así como la Calle Mayor, también conocida como Carril, esta denominación de Carril subsistió al menos hasta bien entrado el siglo XIX,.

martes, 16 de marzo de 2010

Alonso Fajardo de Tenza y el Marquesado de Espinardo



En la imagen el escudo heraldico de con las Armas de los Tenza que podemos encontrar en el palacio de los Marqueses de Espinardo.
Fotografia por Jose Luis Palazon


Expliquemos un poco quien era este D. Alonso Fajado de Tenza, descendiente de una antigua familia de la oligarquía murciana, bisnieto, D. Pedro Fajardo Chacon del I Marques de los Vélez y Adelantado Mayor del Reino de Murcia, fue su abuelo el I Marques de Molina, II de los Vélez y también Adelantado Mayor D. Luís Fajardo de la Cueva, e hijo de Luís Fajardo de Córdova, Caballero de Calatrava y General del Mar Océano.
El primer miembro de esta familia que llego al Reino de Murcia fue Juan Pérez Fajardo, procedente de Santa Marta de Ortiguiera (La Coruña) donde su padre, Pedro Yánez Gallego, fue Señor de esta villa, titulo que heredo de su abuelo Pedro García Gallego, Juan Pérez Fajardo fue el primero de su familia en tomar el apellido de Fajardo, que según Ramón Darío Suárez, procedería del apodo que le dieron los moros de “Fachard” que significaría cerro fuerte. Juan quedo huérfano a temprana edad y lo crió su tío paterno Fernando Pérez Gallego, Maestre de la orden de Alcántara, mas tarde llego al Reino de Murcia defendiendo el partido del Conde de Trastamara, futuro Enrique II, en la guerra civil que sostuvo este con su hermano el rey Pedro I el Cruel, Pedro murió en los Campos de Montiel en el año 1366, Enrique II ordeno al Conde de Carrión junto con Fajardo la toma de posesión del Reino de Murcia, así como la jura de fidelidad de este Reino al soberano, premiando el a Juan Pérez Fajardo, por sus servicios con el Señorío de Librilla.

Siguiendo con la historia, hacia principios de 1615 Espinardo fue creada Villa, en la primera mitad de este año D. Alonso Fajardo de Tenza aumento las rentas de su nuevo señorío y dio a censo tierras y casas suyas así como compro o trunco otras.

En Mayo del año de 1615 D. Alonso y su mujer Dñª Catalina Zambrana, otorgan poder a Don Rodrigo de Llerena para negociar un crédito sobre propiedades de ellos de unos 4000 ducados, dichas propiedades ascendían a un valor de entre 10000 y 12000 ducados,

Entre las posesiones de D. Alonso en Espinardo tenia unas 1200 taullas de Raigero, 115 morerales, tierras blancas y olivares con sus riegos, además de 160 fanegas de trigo provenientes de censos perpetuos y otros ciento y pico censos alquitar.

Poco tiempo después del concejo de la ciudad de Murcia consiguió que esta venta del señorío de Espinardo fuera anulada y que este se reintegrara en su jurisdicción, no fue hasta el año de 1627 cuando D. Juan Fajardo de Orozco, hermano de D. Alonso Fajardo de Tenza y heredero de este al no tener descendencia, volvió a adquirir de la Corona la jurisdicción de la villa de Espinardo.

El 7 de Agosto de ese mismo año de 1627 le fue concedido a D. Juan el titulo de Marques de Espinardo, el 7 de Julio de 1628 D. Juan tomo posesión del Marquesado a través de la persona de su cuñado D. Juan Antonio Usodemar Narváez, I Señor del Alcantarilla y esposo de Dª Mencia de Tenza,.

En el momento en que D. Juan Fajardo de Orozco tomo posesión de la villa en ella esta disponía de mesón, taberna, carnicería, tienda de especias, tienda de aceite y pescado, horno y cárcel, alzándose entre el horno y la cárcel una horca como insignia de ejecución de la justicia, se nombro además todos los cargos del Ayuntamiento así como el oficio de contraste y fiel de la seda.

D. Rodrigo de Torres como gobernador de la villa nombrado por el Marques de Espinardo, confirmo los siguientes cargos como Alcalde Mayor al Licenciado Juan Ferrer, Alcaldes Ordinarios Antón Piñero y Pedro Solera, regidores a Françisco Perea y Françisco Garçia, Alcaldes de la Hermandad a Alonso Martínez y Alonso Garçia, Alguacil Mayor a Pedro Pérez y Alguacil menor a Thomas Garçia.

sábado, 27 de febrero de 2010




EL COMIENZO DEL SIGLO XVII

A comienzos del siglo XVII, poco tiempo antes de la mencionada expulsión de los moriscos de tierras murcianas, Espinardo cuenta ya con 82 vecinos, 72 de los cuales son cristianos viejos y 8 moriscos según nos cuenta Rodríguez Llopis.
En este siglo comienza la construcción del palacio de los Marqueses de Espinardo, es una construcción austera, de estilo renacentista, realizada en ladrillo, material económico y muy abundante en la zona de Espinardo, construcción que ordena el Marques frente a la Iglesia de San Pedro, en la puerta de entrada al palacio, realizada en madera, vemos el escudo de los Tenza, primeros señores de Espinardo, en la fachada del patio interior, encontramos otro escudo heráldico, es el del linaje de los Fajardo, hoy asimilado como escudo del pueblo de Espinardo, en la fachada principal vemos en la planta baja dos ventanales con rejas de forja en los que podemos apreciar sobre ellos los blasones de los Guevara y los Pacheco, también en el palacio aparecen los escudos de los Arce, Chacon y Cascales.

Espinardo sigue siendo una población eminentemente rural, dedicada al cultivo de la tierra, formada por labradores censatarios del marques, o por cuenta propia en tierras de su propiedad, en esos años se siguió potenciando el cultivo de morerales en detrimento del cultivo tradicional de secano compuesto ante todo de oliveras y cereales. Otra importante fuente de ingresos era el cultivo de la barrilla, planta que como ya hemos comentado anteriormente se utilizaba ante todo para la fabricación de jabón dando lugar a que en el pueblo aparecieran con el tiempo jabonerías y la cual encontramos en documentos de principios de este siglo mencionados, como el barrillero de Varaça.
También era importante la construcción de ladrillos y cantaros, debido a la disponibilidad de material de mucha calidad, ya en la época de la construcción de la catedral, existen documentos en los que se pedía que los ladrillos para la construcción de la misma fueran de los barreros situados en las poblaciones de Espinardo y Churra. Nos encontramos con diversos barreros mencionados en esta época como eran el Barrero amarillo, el Barrero Cárdeno o el Barrero de la Rambla de la Plata.
En el año de 1614 D. Alonso de Fajardo de Tenza, Teniente Adelantado y Capitán Mayor del Reino de Murcia, compra a la corona el señorío del lugar de Espinardo, sito en el heredamiento de Churra, por 3200 ducados, esta compra la tenemos que situar en el contexto histórico de la necesidad de la corona española de recaudar dinero para sufragar las numerosas contiendas en las que España esta inmersa en esta época. La venta del señorío de Espinardo no es única, sino que al contrario la podemos encontrar en otras poblaciones cercanas, ese mismo año podemos ver la compra de El Palmar por los Verategui, o la de Francisco Rocamora sobre Sangonera y Buznegra, y en el año anterior de 1613 Gil Rodríguez de Junteron había adquirido Beniel Viejo y Nuevo.

La mayoría de las tierras de este señorío llegaban a D. Alonso por herencia de su madre Doña Luisa de Tenza Pacheco, este señorío permitía al Señor del Espinardo cobrar a los vecinos los impuestos o alcabalas correspondientes, así como dar a censo viviendas y tierras. Como nos dice un documento en Espinardo estaban “sus casas de bibienda y las de sus rrenteros y labradores” y como le escribió en el año 1615 al Rey Felipe III, en ella había una iglesia construida por sus antepasados, esta iglesia seguramente seria construida por los Tenza., el Soberano le concedió también la facultad de medir el termino de su jurisdicción.